4

¿Qué pasa con la comunión de los celíacos?

Published at 5/17/2007 in ,

Mes de mayo, mes favorito para las comuniones. En estos momentos han hecho o están a punto de hacer la comunión muchos niños y niñas celíacos. ¿Cómo resuelve la Iglesia la Comunión de los celíacos? La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe entiende que los niños celíacos deberán hacer la comunión sólo bajo la especie de vino puesto que una hostia que no lleve gluten no resulta materia válida para la Eucaristía. Sería válida si estuviese elaborada con la mínima cantidad de gluten que posibilite la panificación. Esta es la solución que propone la Iglesia, que se aferra a la buena voluntad y comprensión de los afectados para mantener sus formas no desnaturalizadas, comos si Dios no estuviese presente en cualquier materia y en el corazón de todos los niños.

Sin duda, el día de tu primera comunión es un día de alegría y de ilusión, que no debería verse ensombrecido por unas normas tan absurdas como injustas y, sí, discriminatorias al fin y al cabo.

Si queréis saber más sobre la Comunión de los celíacos y la interpretación que da la Iglesia, os recomendamos la lectura de este artículo que nos ha facilitado Ana, de Zamora:



Un saludo,
Infoceliaquía

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

Post Details

4 Response to ¿Qué pasa con la comunión de los celíacos?

18 mayo, 2007 11:58

"Cómo resuelve la Iglesia la Comunión de los celiacos? La inmensa mayoría de los católicos celiacos comprenden muy bien las cuestiones que están en juego y conocen y agradecen las soluciones que la Iglesia les ofrece. Las cosas se complican cuando para algunas personas la imposibilidad de comer el pan de trigo consagrado la perciben como una forma de discriminación y pretenden que se empleen hostias hechas con harinas de otros cereales o con ausencia completa de gluten. "
ES que pretendéis cada cosa...porque de todos es sabido que dios eligió el trigo, quizá de la misma manera en la que la navidad es una fecha sagrada de los egipcios el granero de Roma que fue quien difundió el cristianismo. Que conste que ami la solución del vino me gusta, pero que me lo tomo con mis amigos...

beh
21 mayo, 2007 23:58

Ahhhh, después de leermelo completo pensando que el autor era un futuro excomulgado, resulta que no, que justifica lo de "hala niño, de vinos los domingos".


¿y el defensor del menor por donde anda?

22 mayo, 2007 20:58

Yo ya por primera vez, dejé de dar en la declaración de la renta mi pequeña aportación a la iglesia. Si entre dejar de hacer la primera comunión(que mi hijo no la ha hecho) y dejar de darles esos donativos, entre otras cosas...seguro que darían su brazo a torcer antes de lo que nos pensamos...Pero si somos pocos los que nos negamos (aún a pesar del disgusto que podamos dar a nuestros hijos) a seguir la bola a la intransigencia, prepotencia, insensibilidad...etc...de la iglesia...poco se podrá decir, gritar, pelear, etc...

Anónimo
25 diciembre, 2008 09:25

Verdaderamente es vergonzoso el cúmulo de disparates que se han dicho en este blog. Cualquier cristiano sabe que Cristo está presente en la Eucarístía tanto en el pan como en el vino. Da exactamente igual comulgar sólo con el cáliz o sólo con el pan. No existe ningún problema para los celíacos que sean cristianos porque si lo que desean es recibir a Cristo sabrán con toda certeza que comulgando con el cáliz reciben la Sangre de Cristo: reciben a Cristo exactamente igual que comulgando con el pan. Claro que lo que parece es que algunos dicen ser cristianos sin serlo y por eso se creen que comulgar es un "derecho" y que comulgar bajo la especie de pan es otro "derecho". ¿A qué van? ¿A recibir a Cristo o a montar el numerito?
Claro que en estos tiempos de ignorancia religiosa y de odio a la Iglesia cualquiera se siente autorizado a escribir disparates como los escritos por el autor de este blog.

Y los hay que en su locura se creen que van a cambiar la doctrina de la Iglesia por no marcar la casilla del IRPF. No entienden nada.

Algunos están tan enfermos y han asumido tan dócilmente las doctrinas del poder que incluso se escandalizan porque el niño pueda tomar una insignificante cantidad de vino que no llega ni a media cucharadita de postre ¡una vez a la semana! ¡Cuánta hipocresía!